jueves, 30 de mayo de 2013

Abraza mi cabeza una maraña de angustia, de miedo.
Recelo de un futuro que enturbia la razón.
Pero, ¿que razón?, ¿la de quien?.
Dudo si, afrontar mi discurso equivocado, lleno de tanta miseria.
Decido no luchar contra ese desasosiego.
Te confundes. Lo intentas curar,
pero no necesito tu sabiduría, sólo tu comprensión.

?

4 comentarios:

  1. Que nos escuchen y que nos comprendan ya es un todo, para qué más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Comprensión...empatía... ¿ ¯\__(ツ)__/¯ a quién pedírselas? a la razón no... mas bien al corazón. Debemos hacer mas caso a nuestro corazón. La razón nos lo tiene un tanto angustiado.

    ResponderEliminar
  3. A veces es mejor no luchar durante un tiempo. Tenemos derecho a quejarnos, a estar tristes, a escucharnos a nosostros mismos. Y despues empezar de nuevo con energá...y buenas compañias. Me ha gustado mucho. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  4. La razón es algo controladora, quiere tenerlo todo bajo explicaciones casi cientificas, pero cuando se acerca al corazon debe surgir la compresión, o eso siempre se espera.
    Un abrazo

    ResponderEliminar