jueves, 19 de septiembre de 2013

Besos Como Heridas
Tú Que Mientes
 
decía la nota que Raúl encontró en la puerta del frigorífico. Una despedida propia de ella que, parca en palabras, procuraba siempre esconder un jeroglífico en cada frase que pronunciaba. Otro estúpido juego que él había estado dispuesto a aceptar para evitar su marcha. Lo llamaba mentiroso. Una acusación difícil de digerir.
Sabía que debía aprender a vivir sin ella y sin embargo la huida le avivaba el deseo de recuperarla. En el sillón la funda vacía de la guitarra intensificaba el dolor y hacía más evidente su soledad, mientras consumía el tiempo hipnotizado por esas seis palabras malditas. No quería destruir aquel papel, porque era el último vestigio de su convivencia. Ensimismado recordaba la música que ella tantas veces había tocado para él, y con liturgia borraba cada uno de esos trazos que continuaban taladrando sus sienes, hasta que sólo quedaron las iniciales: BCH TQM. Pero estas últimas parecieran resistirse a ser aniquiladas, y en su delirio, mientras las contemplaba, se le iluminó el rostro cuando añadiendo nuevas letras, descubrió el mensaje cifrado:

Búscame Con Honestidad.
Te Quiero Mucho.
 
 

9 comentarios:

  1. Precioso relato, una despedida con segunda oportunidad para expiar el pecado, así lo entiendo yo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el juego de iniciales que comienza siendo una cosa y el amor termina transformando en otra cosa.
    Besos de gofio, ya estoy de vuelta.

    ResponderEliminar
  3. Su corazón debe de estar galopando buscando alguna razón a su marcha, mientras tanto el cerebro le consuela.

    Saludos Calados.

    ResponderEliminar
  4. Un lindo relato que refleja que no se quieren despedir y se seguirán buscando, al menos es lo que sentí. Saludos JACC!!

    ResponderEliminar
  5. También podría ser...

    Brizna Copo Helado.
    Tañido Quedante (de) Monje.

    tu propuesta es más atractiva y amable :)

    un saludo

    ResponderEliminar
  6. ...siempre esperamos que nos busquen (bueno si es que queremos que nos busquen ... :) En tu relato, me parece que es así. Vamos entonces!!!
    besos

    ResponderEliminar
  7. Cuando parecía que todo estaba perdido, apareció la esperanza, por saber leer con atención. Tiene sentido cuando a ella le gustan los jeroglificos.
    Tal vez era una pista que su hubiera llevado la guitarra y dejado el estuche.

    ResponderEliminar
  8. Siempre hay que mirar la otra cara de las cosas, porque igual la sorpresa en tan grata como esta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Que bien describes el vacio, no solo del espacio, si no de la espera.
    Un beso

    ResponderEliminar