viernes, 15 de noviembre de 2013

Preso entre las sábanas me siento empequeñecer. Intento no pensar pero estoy al límite. Mi mente desdibuja la realidad y crece un dolor intenso. Necesito tu mirada desde este desierto en el que deambulo pérdido, y en donde sólo yo percibo esos otros mundos de los que nadie tiene conciencia. El pasado fue mejor de lo que entonces creía, cuando no necesitaba el maná milagroso que cada noche me brindas y que borra la angustia inventando una oscuridad más dulce y hermosa. La vida parece más suave. Duermo. Luego al amanecer los espejismos volverán a brotar en esta existencia ahora en reposo.

3 comentarios:

  1. Un instante de vida relatado desde una reflexión muy fin dibujada.
    Estado de ánimo y sentimientos al amanecer....

    Marinela

    ResponderEliminar
  2. En la calma de la noche, todo se magnifica hasta los mismos pensamientos. Muy bien transmitido ese sentir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. "Necesito tu mirada desde este desierto en el que deambulo pérdido, y en donde sólo yo percibo esos otros mundos de los que nadie tiene conciencia".
    También necesito algo así. Es bellísimo.

    un abrazo

    ResponderEliminar