jueves, 11 de julio de 2013

Cuando no me miro en el espejo soy feliz. En él habita ese extraño que me observa. Me atrapa con su mirada, sin posiblidad de escapar, y yo... incapaz de enfrentarme a él. Es un juez implacable que me examina. Con toda crueldad me desnuda y conoce mis debilidades. Nunca he podido ocultarle ningún secreto. Lo sabe todo y guarda silencio. Si tropiezo con su mirada me arroja las mentiras que te dije.
Vivo interpretando, pero a él no he conseguido engañarle. Siempre esperándome. Cada día, abocado a su encuentro, la cita se convierte en el más duro de los castigos. Luego me devuelve una lágrima que me acompaña perenne recordando que ya no estás, y una sonrisa dibujada con maquillaje que intenta disimular mi profunda tristeza. Mi tez pálida se convierte en la prueba del desamor y de un presente sin ti. Y ahora..., ahora sólo me quedan los aplausos y las risas de los niños.
 
 

7 comentarios:

  1. Ánimo, sigue publicando porque lo que haces lo haces bien, al menos para mi gusto... el de otros lo desconozco. Mi crítica poco puede profundizar sobre aspectos técnicos de la escritura, pero sí lo hace sobre otros como el ritmo de publicaciones, aspectos de diseño, calidad y variedad de contenidos... sigue así.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la canción y tus palabras :)

    ResponderEliminar
  3. Puede que distintas identidades configuren y dispongan un cuerpo (o el cuerpo). Solo que el paso del tiempo hace que cada personaje con sus cualidades y diferencias, tendrá un tiempo preciso para actuar e intervenir en ese momento de la obra que es la propia vida. Ahora tal vez estás en un momento más realista que fantástico o ficticio? ;)
    Pero está claro que queda lo mejor "los aplausos y las risas de los niños".

    un saludo

    ResponderEliminar
  4. Tambien tengo un juez implacable, con la diferencia que no necesita espejos.

    ResponderEliminar
  5. Relato que conmueve y nos hace pensar en esos otros yo que cada uno tiene en su espejo y a veces no sabe si mirar u olvidar.
    Ha sido un placer encontrarte, aunque mi blog lo tengo en periodo vacacional te invito a que pases y mires a ver si ves algo que te guste. Nos seguimos.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
  6. Preciosa risa de payaso que solo se refleja en el espejo de la soledad.
    Besos

    ResponderEliminar