domingo, 5 de enero de 2014

Un despertador roto, una batidora averiada, un libro ajado, cualquier objeto era susceptible de ser arrojado por la ventana. Desde la llegada de mi nuevo vecino, el lanzamiento de toda clase de objetos se repetía con frecuencia. Él decía que era su manera de deshacerse de lo que no servía, de lo que había dejado de funcionar.
-No tiene sentido guardar lo viejo o lo estropeado- decía con vehemencia.
En vanó intenté convencerle del peligro para los viandantes de esa forma de reciclar, pero no entraba en razón. Siempre aducía eufórico que era mejor dar paso a lo nuevo y deshacerse de lo inútil. Y así fue como hube de acostumbrarme a ver pasar por mi ventana, radios que ya no sonaban, bombillas fundidas, sillas medio rotas. Todo corría la misma suerte y todo acababa hecho añicos contra el suelo.
-Ya no sirven. No dan más que problemas y estorban- reiteraba como único discurso, cuando preso de mi desesperación le recriminaba tal actitud. Luego de la discusión, sin conseguir resultado alguno, impotente me refugiaba en casa.
Esa tarde en el sillón desganado ojeaba el periódico, cuando alcé la vista hacia la ventana justo a tiempo de ver pasar a mi vecino a toda velocidad hacia el adoquinado de la calle. Llevaba prisa. Al verlo estampado en el suelo no pude evitar sentirme culpable al pensar que tal vez él estuviera en lo cierto...

5 comentarios:

  1. uff qué complicado!
    Soy de tirar lo que no necesito, apenas guardo recuerdos, cosas que ya no utilizo... Lo que asusta es que, con el paso del tiempo, una persona llegue a no valorarse lo suficiente porque se sienta ineficaz, improductiva e incluso, inservible. Tal vez si se mantiene cierta ilusión y ánimo a lo largo de lo años, las ganas de seguir aprendiendo y haciendo cosas podría contrarrestar las malas sensaciones...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es riesgoso llevar un argumento demasiado lejos.

    ResponderEliminar
  3. Conviene guardar en los bolsillos un puñado de esperanza...lo demás....
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Todo es reciclable , cuesta despojarse, siempre te quedás con la duda es lo normal . Saludos afectuosos JACC!

    ResponderEliminar
  5. !Pobre! ¿no encontró nada pero nada, nada en él que medio funcionara?
    Besos.

    ResponderEliminar

¿Acaso la vida le había dado la espalda?. El murmullo de la soledad la visitaba en ocasiones y esa noche nuevamente la empujó a salir. V...